LA VÍA DOLOROSA DEL LADO SINIESTRO DE LA POLÍTICA CASPOLINA

Cuando ni la inteligencia ni los argumentos sirven para contestar lo incontestable, entonces llegan los pésimos modos y la mala educación.

Es lo que ha ocurrido a las fuerzas de la oposición municipal CHA y PSOE, que parecen andar muy conjuntados atacando a través de diversos grupos de una red social y haciendo escala en un blog que niega su filiación política pero que contradictoriamente no hace otra cosa que tratar la política caspolina.

Dadas las fechas de Semana Santa en las que nos hallamos inmersos casi podríamos calificar estos hechos y esos lugares comunes al lado siniestro de la política caspolina como Vía Agitadora, que al igual que un vía crucis es el camino por donde el yerno del DON, iluminados de pocas luces y acólitos/as varios/as de estética neohippie y campos de amapolas arrastran su calvario particular.

Y es que la buena gestión respaldada por un amplio porcentaje de la ciudadanía caspolina, traducida en la puesta en orden de la cosa pública caspolina genera muchas envidias.

Que se haya puesto en orden la economía caspolina dejando la deuda municipal a 0, e incluso con superhábit, que Caspe esté entre los 100 ayuntamientos más prósperos de España de un total de más de 8000 les duele.

Que se pague puntualmente a proveedores, que se baje el IBI a los ciudadanos y se paguen menos impuestos, les resulta sangrante.

Que pese a no contar con Diputado Provincial como en los tiempos nefastos del PSOE se consigan más inversiones para Caspe que cuando mandaban ellos, eso…, ya no lo pueden soportar.

Y que se mantengan al menos 32 puestos de trabajo municipales gracias a los planes de empleo de DPZ, y además se consiga subvencionar a los emprendedores, amén de un perfecto mantenimiento de la red municipal de calles, caminos, una magnífica web y aplicación para móviles del Ayuntamiento que informa de la actualidad municipal y da ejemplo de transparencia de gobierno… todo ello… es lógico que resulte insultante para quienes tuvieron 30 años para levantar el pueblo y no hicieron más que demostrar su incompetencia para la cosa pública.

Recientemente tuvieron también la oportunidad de demostrar su implicación con el pueblo. Pudieron votar a favor de la bajada de impuestos e IBI a los caspolinos hace pocos plenos municipales. Sin embargo no lo hicieron, echando por tierra todos sus argumentos sociales y de preocupación por los vecinos.

No querían apoyar la bajada de impuestos que finalmente aprobó el equipo de gobierno según la cual el IBI bajará en dos años bajará del 1,01 al 0,70. O sea: más del 30 por ciento. Si por ellos fuera, esos impuestos habrían subido, con tal de que no pagaran el IBI algunos estómagos agradecidos afines y adictos a los socialistas de Caspe.

No lo supieron justificar, y el hecho de quedar en evidencia delante de sus paisanos les supo muy pero que muy mal.

Es comprensible que les resulte insultante, porque que ellos, que presumen de SOCIALES, han quedado como unos individuos a los que no les importa subir los impuestos, para beneficiar a unos pocos. A una pequeña oligarquía, colegas de partido: a su nómina de votantes a tiempo completo reviviendo el caciquismo que tanto dicen criticar.

Entonces orquestaron un ataque burdo a dos manos: PSOE por un lado. CHA, por otro, como filial del PSOE que son en Caspe. Y recurrieron a las redes sociales. Vidal, yernísimo de nuestro Hugo Chávez local; viejas glorias como Jarque (tal vez ansioso del protagonismo perdido en pro de Senante), o Prado (ninguneando a Lumbreras) se lanzaron a escupir fuego y odio. Mucha mala baba. Nulos argumentos. Menos inteligencia.

Ni siquiera llegaron al nivel de la demagogia. Elementos como ésos han conseguido que nos olvidemos de la política, porque para ellos es una simple excusa a través de la que canalizar su odio, su frustración y sus intereses particulares. Flaco favor a sus partidos. Pésimo trabajo para que la gente crea en unas ideologías que no saben ni vender.

Hablamos del lado siniestro de la política caspolina, y no sólo por el juego de palabras (en inglés LEFT significa a la vez izquierda y erróneo, mientras que RIGHT es sinónimo de derecha y correcto) sino por los modos de hacer y el punto retorcido y oscuro que tienen algunos de sus representantes, que llegan al insulto personal.

Que confunden ideologías con manías y fijación personal hacia personas que han dedicado y dedican su esfuerzo, tiempo e inteligencia en mejorar las condiciones de vida de Caspe, con decisión y HONRADEZ.

¿Podrían decir lo mismo esos que critican tanto? ¿Podrían dar ejemplo de lo que han hecho Prados, Francines y Marianos aparte de entender el gobierno municipal como una vía para el derroche, el amiguismo, la corrupción y el meter a dedo a sus advenedizos?

Pero analicemos el veneno que se han dedicado a escupir. Pasemos a un análisis detallado de los hechos:

Uno de los puntos con los que distraer la atención y meter porquería, gratuitamente han sido las críticas a la participación de Ana Cabrero en unas oposiciones de promoción interna municipales.

El dedo acusador, no podía ser de otra forma, el del señor Vidal, a la sazón yerno del DON, Mariano, ex alcalde socialista de Caspe y uno de los peces gordos del “Caso La Herradura” Casi siempre resulta que los que más hablan son los que más tienen que callar.

Ante todo hay que decir es que Ana Cabrero ha actuado con elegancia al cesar como Concejal para que no haya sombra de duda sobre su actuación.

Primero, es funcionaria de carrera.

Segundo: como política ha prestado un servicio innegable a Caspe, sobresaliente en el área de Hacienda y Participación Ciudadana.

Tercero: podría haberse presentado a la plaza siendo concejal porque a la vez es funcionaria en servicios especiales. Sin embargo por ética política no ha intervenido ni en el proceso de convocatoria de plazas ni será concejal cuando se efectúen las pruebas. Su honradez es innegable.

Lo mismo que su eficacia durante su gestión como Edil. Ahí están los datos económicos del Ayuntamiento cuando asumió la gestión del Área de Economía y Hacienda y aquí están los datos de superhabit, deuda 0 y pagos puntuales a proveedores, amén de ingenierías financieras para que los impuestos municipales no sólo no suban, sino que en la medida de lo posible, bajen.

Esos que critican son o están vinculados a algunos de los máximos adalides de la corrupción en Caspe, con exponentes como La Herradura, la Calle Mayor con un 70 por ciento de sobre coste y un resultado catastrófico que hizo volver a reconstruir su pavimento, el Museo de la Pesca, con un coste artificial de 150.000 euros en la MUSEALIZACIÓN de un espacio que nunca ha funcionado… Los contratos en fraude de Ley, con 50 contratados fijosa dedo por parte de los socialistas y también por parte de María del Prado Murillo Bernal (CHA) sin más mérito que tener el carnet del partido… Eso es corrupción política.

Por otro lado a los que bailan el cha-cha-chá, que critica falta de información, no es difícil contestarles que la tienen toda, hasta el documento del concejal de organización dirigido a la alcaldía.

Hay que ser torpe y tener mala sombra para lanzar patrañas como hace Rafael Lumbreras. Torpe porque se le puede rebatir por cuarenta frentes y en todos queda de manifiesto su ignorancia.

Al hecho de poner orden y organizar se le llama autoritarismo como mínimo. Vamos a ver. Cómo se entiende que si el propio Lumbreras puede acceder al escrito presentado por el Concejal de Organización tiene vetado el acceso a la información.

Una información que nos ha llegado a todos nosotros, tal como él ha demostrado. Lo único que dice el escrito que él muestra es que se va a redistribuir al personal para un aprovechamiento más eficiente de los recursos humanos ante la ingente tarea administrativa del consistorio, así como que para garantizar un orden y que el funcionamiento de las dependencias no sea un caos, deberá solicitarse por escrito el acceso. ¿Dónde está la ocultación? Eso es orden, señores, y una correcta gestión del tiempo. Pero a nadie se le veta nada.

Señor Lumbreras, por favor, demuestre tener algo más de luces y no haga el ridículo, porque para concentrar la atención y criticar por criticar hace el ridículo un día sí y otro también.

Y por último, céntrense en hacer propuestas de verdad, no en meter mal gratuitamente para intentar conseguir su parcela de poder municipal. Si critican, que sea constructivamente. El poder exige responsabilidad y honradez. Y para ello hay que pensar en las necesidades de los convecinos y tener sentido de pueblo. Y obviar las fobias personales que ustedes demuestran con quienes gestionan pensando en el bien colectivo y no en el particular. Si hacen esta reflexión y se la aplican, señores PSOECHA, seguro que les va mejor. Y a Caspe también.

Grupo CPC

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: