Hasta siempre, Miguel

Ayer fallecía inesperadamente Miguel Vallespín Berges, un hombre menudo lleno de nervio, y a la vez un gran hombre más frágil de lo que quería aparentar. 

MIguel ha sido un abnegado amigo, el mejor hermano, y un tío legal. Un hombre de gustos sencillos y espartanos dotado con un humor fino y directo. Un magnífico conductor que fue Volante de Oro de la Cofradía de San Cristóbal y un excelente profesional que apenas tuvo tiempo para que la vida le devolviera tantas cosas buenas como él había dado a los demás. 

Ahora tendrás nuevas carreteras por las que conducir y muchas bromas que gastar. Descansa en paz, Amigo.

Imagen

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: