Confederación expedienta a La Herradura y a la empresa investigada en Nonaspe

BAJO ARAGÓN – CASPE

 

Confederación expedienta a La Herradura y a la empresa investigada en Nonaspe

 

En Caspe, la CHE no detectó que se regaba más de lo autorizado hasta agosto

 

A la otra explotación ya le impuso una multa de 3.000 euros en 2012 que se suma a la sanción tramitada ahora por captar caudales sin tener concesión

 

ZARAGOZA. La Confederación Hidrográfica del Ebro ha abierto sendos expedientes sancionadores por riesgos ilegales a la empresa propietaria de la finca La Herradura y a la explotación agrícola de Nonaspe que está siendo investigada por haber cometido presuntas irregularidades ambientales similares a las constatadas en Caspe. En el primer caso, la CHE no detectó que se estaba regando más superficie de la autorizada hasta el pasado verano, más de diez años después de las primeras denuncias. En el otro, la sanción que tramita el organismo de cuenca por captar caudales sin tener concesión es la segunda en poco más de un año, ya que en 2012 ya multó a esa empresa con 3.000 euros.

 

Ambos expedientes se tramitan por infracciones calificadas como “menos graves” y castigadas con multas de entre 10.000 y 50.000 euros. No obstante, fuentes de la CHE aclararon que esa terminología es la recogida en la Ley de Aguas y en el Reglamento del Dominio Público Hidráulico. “Si fueran graves o muy graves, los competentes para sancionar serían el Ministerio o el Consejo de Ministros – explicaron-. La calificación asignada depende de la cuantificación económica de los datos provocados en el dominio público hidráulico”.

 

            En La Herradura de Caspe se investigan los delitos que hayan podido cometerse durante la tramitación y la ejecución de distintas obras ilegales realizadas en esa finca agrícola, y ya hay 17 personas imputadas por la juez. Según un informe del Seprona de la Guardia Civil, la empresa ha transformado en regadío casi el doble de superficie de la que le fue autorizada por el Departamento de Agricultura. Esa transformación se hizo sin ninguna evaluación de impacto ambiental y afectando a la ZEPA de Valcuerna, Serreta Negra y Liberola.

 

Además, la Guardia Civil destaca que la concesión de agua de la empresa solo incluye las 146 hectáreas que sí fueron aprobadas por la DGA y la CHE, lo que significa que está captando más caudales de los permitidos. Sin embargo, según consta en la información remitida al Seprona, hasta el pasado 26 de agosto, la Confederación no tramitó informe o denuncia alguna. En esa fecha, y después de que la Guardia Civil pidiera información al organismo de cuenca, éste realizó una inspección en La Herradura que constató que se estaban regando “al menos 40 hectáreas más” de las permitidas y otras posibles irregularidades.

 

El Juzgado de Caspe también instruye diligencias penales para aclarar los delitos que hayan podido cometerse en la tramitación y ejecución de las obras realizadas por la empresa frutícola leridana SAT Nonaspe – antes Hermanos Expax- . Esta explotación fue denunciada en 2011 por un agente de protección de la naturaleza por realizar una transformación agraria no autorizada de 86 hectáreas en un paraje protegido como ZEPA y como LIC. Los hechos investigados también incluyen roturaciones y cambios de cultivo presuntamente ilegales, ocupaciones de monte público y de dominio público hidráulico, transformaciones en regadío sin disponer de concesión de caudal, extracciones de áridos sin permiso y obras sin licencia.

 

Según explicaron ayer fuentes de SAT Nonaspe, la investigación ha supuesto la imputación del responsable de la empresa, aunque las mismas fuentes aseguraron que todo se debe a “intereses personales del denunciante”. . “Lo único que hizo (el propietario de la firma) es comprar una finca en la que ya se regaban frutales y modernizarla – aseguraron-. En Nonaspe todos están encantados porque ha creado puestos de trabajo y es muy extraño que la denuncia se hiciese cuando las obras ya estaban hechas, no cuando empezaron”.

 

Sin embargo, el Seprona también hizo un informe que confirmó la existencia de roturaciones ilegales y la comunidad de regantes de Nonaspe denunció captaciones de agua sin permiso. La CHE detectó que se riegan unas 30 hectáreas sin tener concesión.

 

I.ARISTU.

 

Publicado en Heraldo de Aragón el 19/11/2013

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: