ESCRIBIR EN TIEMPOS REVUELTOS

por Asociación Cultural Compromiso 

Si nos remitimos a algunos títulos literarios, cinematográficos o televisivos como “El Hundimiento”, “La caída del Imperio Romano”, “Riese: la caída de un reino”, o “La agonía del Felipismo” es inevitable sacar la misma conclusión a la que lleva el estudio de la Historia de cualquier civilización en cualquier contexto espacio-temporal.

Todas pasan por un crecimiento, un periodo de esplendor, más o menos largo y una decadencia inseparable de la propia condición humana. Esa decadencia lleva a la corrupción de los valores que la sustentaron y con ella concurre que a las civilizaciones, regímenes o movimientos no las vencen desde fuera (aunque a veces también se dé esa circunstancia) sino que acaban vencidas desde dentro y por ellas mismas.

Estos días, intensos tras la presentación de la moción de censura por parte de los tres grupos firmantes: PP, PAR y CPC no podemos sino rememorar una voluntad similar a la de los compromisarios aragoneses, valencianos y catalanes. Seis siglos y un año después las tres formaciones han sabido primar el entendimiento, olvidar las diferencias y centrarse en los elementos de unión con la férrea voluntad (pese a críticas, amenazas, insultos personales y palos por el camino) de sacar adelante aquello que otros no han sido capaces de hacer.

En ciertas ocasiones uno ha sido crítico con las actuaciones del PAR, pero del mismo modo no hay empacho alguno en reconocer cuándo las cosas se hacen bien, y este momento es uno de ellos.

Los tres grupos firmantes de la moción se merecen la más firme enhorabuena en este sentido por haber sido valientes a la hora de firmar un pacto que va a permitir que por fin acabe el desgobierno del que ha sido objeto el Ayuntamiento de Caspe de modo que Caspe va a tener por fin un gobierno para TODOS, lejos de sectarismos precedentes y políticas con dos varas de medir.

El nuevo equipo de gobierno es lo que quiere una mayoría del 54% de los votantes de las pasadas elecciones municipales, y los procesos seguidos para materializarlo, además de estar previstos en la Ley son del todo legítimos y morales. Eso es diálogo y democracia. Lo contrario es totalitarismo, dictadura o absolutismo.

Ante este proceso de unión y convergencia de ideas, sin embargo, el PSOE caspolino, arropado por su jefe supremo, el ejeano Lambán, arremete llamando a la manifestación y movilización en las calles, criticando el entendimiento, el diálogo y el olvido de las diferencias, el sumar y centrarse en los elementos de unión.

Ante la falta de argumentos la táctica es simple pero eficaz: darle la vuelta a la realidad. Lo que es blanco es negro y lo negro, blanco. Entre tanto los matices se eliminan y se hace uso del más burdo maniqueísmo y simplificación. Se apela a la compasión y se escudan en la enfermedad del Alcalde Florencio Repollés.

Es de mentes retorcidas llegar a pensar que los firmantes de la moción se aprovechan lo más mínimo de la enfermedad de nadie, pues todos y cada uno de nosotros podemos pasar por esa situación, y muchos de hecho, han pasado por ella. La moción no es planteada contra una persona, sino contra la ineficacia de un equipo de gobierno incapaz de sacar adelante la gestión municipal, lo cual redunda en subvenciones y otras ayudas perdidas para perjuicio de todos los caspolinos, por citar sólo un ejemplo.

Cuando alguien, por su estado de salud, no puede continuar un trabajo, se retira para recuperarse, pues la recuperación es lo que todos primamos, dejando paso a otros para no obstaculizar el trabajo y la gestión del equipo.

Como en los equipos de fútbol donde siempre juegan once y hay suplentes en el banquillo por si alguien se lesiona. Hay muchos ejemplos en la política y está previsto por la legislación.

En cambio utilizar la enfermedad de alguien como argumento denota un uso perverso y demagógico por parte de su partido (que ha primado su continuidad en la vida pública antes que su recuperación) de estas circunstancias sobrevenidas, con una clara misión electoralista, apelando a la pena y al victimismo para escudarse ante cualquier crítica de su gestión, en este caso de Caspe, inexistente, y desviando la atención del tema principal.

Con esas armas el PSOE ha fundamentado sus ataques, redundando en lo supuestamente “ilegítimo” de la moción, haciendo gala de un amplio despliegue informativo, verbigracia de los contactos privilegiados con su cúpula y desplegando la táctica de intentar dividir para vencer, con declaraciones como el apoyo de las direcciones y algunos alcaldes de PP y PAR. El “divide y vencerás” intentan aplicarlo sistemáticamente. Otra cosa es que lo consigan a partir de ahora.

Esta última semana está siendo especialmente convulsa en Caspe, comunicado tras comunicado, intervenciones de radio con comentarios machistas y retrógrados como el del socialista Martín Llanas (según él Pilar Herrero, candidata a la Alcaldía se cree más bien “Reina de las Fiestas”, y menos mal que Llanas va de “progre”…) e insultos personales en las redes sociales.

La penúltima ha sido la visita de Lambán a Caspe el pasado día 19 de febrero (Ver declaraciones en El Guadalope). En un tono hierático y con voz monocorde, el Sr. Lambán hacía unas declaraciones sumamente desafortunadas apuntando directamente a los grupos firmantes de dicha moción de censura, tratándolos de “indignos”, “de la peor calaña”, etc, etc…

Afirmaba sin admisión de réplica que si esos tres grupos llegaban al poder lo harían “desde la vergüenza y la indignidad”. Palabras que repite en varias ocasiones. Fue otro discurso de los socialistas sin desperdicio, pero esta vez llevado hasta el más bajo nivel intelectual y de grosería.

En términos que hacían pensar en Barrio Sésamo (el centro izquierda es muy bueno, muy bueno; el centro derecha es muy malo, muy malo) o en un cuento infantil simplificado definía a los socialistas de Caspe como “dignos”, “buenos” y prácticamente unos mártires.

Por el contrario, para referirse a PP, PAR y CPC los adjetivos abarcaban todo el espectro negativo: “indignos”, “interesados”, “reprobables”, “indecentes”, “injustos”, “inmerecedores de gobernar Caspe”, “aprovechados”, “buscadores del medro personal”, “vergonzosos”… sólo faltaba colocarles el tridente y situarlos en el inframundo.

Ya ven, no escatimó vocabulario y no contento, lo repitió una y otra vez. No hubo otros argumentos sobre gestión de los recursos municipales, aparte de la autoalabanza. No se planteó nada. Ni atisbo de autocrítica.

Sí que hizo en cambio alarde de sus artes adivinatorias haciendo gala de un estilo que haría palidecer de envidia a la mismísima Esperanza Gracia. Si algún día deja la política ya sabe a qué se puede dedicar. Pronosticó, nada menos que a dos años vista, el resultado electoral. Con ésas, afirmó que su grupo iría por el “camino inexorable de retorno a la alcaldía que por justicia les corresponde”, sintiéndose, obviamente por encima del bien y del mal, como aquellos gobernantes que se creen escogidos por designios divinos. Sin comentarios.

Se equivocan el Sr. Lambán y sus “compañeros” caspolinos si sienten que su poder les “corresponde por justicia”. El poder de los gobernantes les corresponde por el juicio soberano del pueblo que gobiernan, no por su autoconvencimiento. Y ese juicio del pueblo se ejerce en base a sus acciones y su gestión. Eso es la Democracia, aunque queda claro que no se han debido dar cuenta todavía.

 

Concluimos ya con esta valoración personal, que no es más que la de un ciudadano de Caspe, la Ciudad del Compromiso, que conoce bien la situación real de su pueblo, y como todos sus conciudadanos quiere lo mejor para todos “sin importar las siglas que gobiernen”, una buena acción y una gestión honrada de los recursos públicos, que son de todos. De alguien que ante todo ama el diálogo, la comunicación y el compromiso de quienes, efectivamente aportan su trabajo, su inteligencia y su experiencia en beneficio del bien común. A ellos, mi enhorabuena por su voluntad de pacto y entendimiento y por su más que probada valentía para asumir este difícil reto.

 

 

 

Anuncios

One Comment to “ESCRIBIR EN TIEMPOS REVUELTOS”

  1. La vida sigue y Caspe debe recuperar el pulso politico para que se dinamice la vida social y cultural que de frutos a corto y largo plazo. Los 30 años de Psoe han fustrado todo dinamismo en nuestra xiudad. Hacia mucha falta sste relevo, que esta apoyado abrumadoramente, segun datos del periodico La Comarca.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: