ARTÍCULOS DE LA ASOCIACIÓN CULTURAL COMPROMISO POR CASPE EN LA COMARCA (III)

El Gran Hermano

(Publicado el 12/03/10 en La Comarca)

Con dinero procedente del Gobierno Central se van a poner videocámaras de vigilancia en Caspe. El número exacto, así como su emplazamiento por el momento van a quedar en el más estricto de los secretos

, y con ello esta localidad va a ser la nueva protagonista de “Gran Hermano”, ese fenómeno televisivo tan de principios de esta centuria, amado u odiado dependiendo de qué sectores de la población hablemos donde los espectadores matan el tiempo tratando de vivir unas vidas ajenas mientras no viven las suyas y por otro lado los concursantes, cobayas televisivos, a falta de vivir del cuento escrito intentan vivir del televisado, y todos tan contentos.

La diferencia es que ahora los concursantes somos nosotros por obra y gracia de un sector que sólo se entretiene destrozando árboles, maceteros, explotando contenedores de basura, asaltando comercios un día sí y otro también, llenando la calle de escupitajos, y un inmenso etc que configura la crónica del día a día caspolino.

Generalmente a la gente no le gusta sentirse observada con esta suerte de Gran Hermano, y a mí personalmente tampoco. Es más, lo detesto. Claro, que habría que preguntarse el porqué de esta medida aparentemente tan radical. Tampoco me agrada encontrarme con los destrozos urbanos de la pandilla de impresentables de turno. De igual modo no me complace oír que han destrozado tal o cual comercio o que han cometido un robo en una casa particular, que algún día puede ser la de cualquier lector. Pienso en Francia, o en Suiza y resultan paradigmas donde los ciudadanos respetan el mobiliario urbano, quizás porque piensan que su casa no empieza en la puerta, sino en la calle y en las aceras. Aquí parece que no sirve educar ni concienciar y sólo entendemos medidas drásticas. ¿Perdemos derechos? ¿Se atenta contra nuestra intimidad? ¿O en cambio, se pretende evitar que aquéllos que cometen destrozos y atropellos sean sometidos al escarnio público por ellos? Piénsenlo, y pónganse en el lugar de quienes han sufrido algún desperfecto en su local ante la pasividad general de años previos, o un robo a punta de navaja en su propia casa. Seguramente concluirán que, aunque aborrezcan “Gran Hermano” (que también puede ser que les guste), en lo más profundo de su ser, lo agradecerán.

Álvaro M. Clavero Cebrián

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: